HASTA PRONTO, BAILARINES…

Emocionados, con la alegría del mérito conquistado con esfuerzo para proyectarse como bailarines, Sofía Scaiola, Bruno Míguez, Elián Garro y Daniela Micaela Bullo recibieron el afecto de los suyos y el reconocimiento de la comunidad de Alpa Corral, durante el acto de despedida realizado el viernes en el teatro municipal de Río Cuarto, en vísperas de la gira por Turquía y Chipre, de la que participarán integrando, con el grupo “Abriendo Surcos”, la delegación argentina que habrá de mostrar el estilo y los atributos de su danza en sendos festivales internacionales de folklore.

El encuentro tuvo el brillo del espectáculo “El del estribo”, especial puesta en escena para la ocasión, con el teatro colmado de público y en un ambiente impregnado de arte tanto como de cariño.

La intendenta de Alpa Corral, María Nélida Ortiz, y la responsable del Centro Cultural Municipal, Federica Guntsche, también fueron a dar sus abrazos.

Jóvenes, sencillos, luminosos, sin impostaciones ni presunciones, enfocados en lo que desean en el comienzo del camino de la vida que permite avizorar un horizonte promisorio para ellos, los cuatro bailarines de Alpa Corral, alumnos de la Escuela de Folklore del Centro Cultural, encontraron en el grupo “Abriendo Surcos” un espacio de valoración, la posibilidad no ya sólo de no pasar inadvertidos, sino también de formar parte de una representación nacional que llevará nuestro folklore a la escena internacional.

El próximo miércoles 28 de junio, Sofía, Bruno, Elián y Daniela Micaela comenzarán a volar… Y en Alpa Corral, aunque regresarán pronto, acaso todos sentiremos íntimamente como propia la confesión de Eduardo Galeano:

Yo quise responder a despedida tan bella, pero no se me ocurrió nada. Nada que hacer, nada que decir. Nunca he sido bueno para los adioses“.

Otras publicaciones que quizás le interesen

Comparta este contenido !
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone
Categoria noticias Etiquetas , , , , . Bookmark the permalink.